Skip to Content
IMPRIMIR PAGINA

historia patentes de invencion en Argentina

Historia de las Patentes de Invencion en Argentina · Antecedentes Historicos 

En  estos tiempos de globalización los países pueden acceder  -o cuentan ya- con un alto porcentaje de innovaciones avanzadas  y de altas tecnologías que son utilizadas para promover el crecimiento de los sectores estratégicos de sus economías. Se ha visto por ejemplo, el proceso de transformación mediante el cual se trasladó la economía industrial hacia lo que podría denominarse, para  sintetizar,  la economía del conocimiento, y es en este escenario en el que  la propiedad industrial asume características más que  significativas al proteger la creación y las invenciones que fomentan la producción, generan valor agregado y, consecuentemente estimulan las inversiones. Tal protección deviene de la existencia de una patente, que es el derecho exclusivo  que el Estado otorga a un inventor con el propósito que la sociedad vea mejoradas sus condiciones de vida a través de la introducción de esa nueva tecnología.  Así, nuestra ley en su artículo 4º define: “Serán patentables las invenciones de productos o de procedimientos, siempre que sean nuevas, entrañen una actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial” (ley 24481, modificada por la  ley 24572 T.O. 1996, Boletín Oficial del 22 de marzo de ese año).

Esa protección, entonces, es una herramienta que opera como palanca dentro de la actividad económica, porque se convierte en un activo en la producción de bienes y de servicios y en un incentivo  para los creadores, ya que les ofrece un reconocimiento de la actividad, promoviendo el desarrollo industrial y la innovación, principales pilares para el crecimiento económico del país.  La producción argentina ha sido históricamente primaria, basada primero en la ganadería y después en la agricultura y, por tanto, la industria se desarrolló como complemento de estas  actividades. Entre los antecedentes históricos  en la materia –ya reunida la Asamblea del año XIII en  la sede del antiguo   edificio del Real Consulado, sito en las actuales calles San Martín entre Bartolomé Mitre y Teniente General Juan D. Perón. - , se encuentran dos privilegios sobre patentes de invención acordados por doce años a dos ciudadanos  norteamericanos. Así lo informa el “Redactor de la Asamblea”, citando como fechas de aquellos otorgamientos el  19 de julio y el 2 de agosto de 1813. Sin duda, la preocupación oficial por el tema siguió vigente, tanto es así que, en la Constitución de 1819, capítulo IV, acápite  XLIV se establece: “Asegurar a los autores  o  inventores de establecimientos útiles, privilegios exclusivos por tiempo determinado”, concepto atribuido al deán   Gregorio Funes.

Con posterioridad, en la Constitución de 1826, artículo 57º, se reitera este texto.  Años más  tarde, en 1841, en la época de Rosas, la provincia de Buenos Aires también había legislado sobre el tema. Es importante señalar que, a pesar de las guerras y de los  bloqueos marítimos, la legislatura bonaerense había sancionado una ley aunque no tuvo aplicación en los hechos.  Por ejemplo, en su artículo 1º determinaba: “El Gobierno podrá premiar con patente de privilegio o de otro modo a los autores de nuevos inventos y a los que establezcan por primera vez en el país fábricas para manufacturas de nueva invención o ya conocidas”, y en  el art. 2º  decía : “durante el privilegio de que  habla el artículo anterior el Gobierno , nadie podrá establecer en el país  igual máquina a las privilegios”. Estos textos están suscriptos, el 22 de junio de 1841, por Manuel García y Manuel de Irigoyen.  Por su parte la Constitución  de 1853, en su artículo 17, ratifica que “(…) todo autor o inventor es propietario exclusivo de su obra, invento o descubrimiento, por el término que le acuerde la ley”.  El 1º de setiembre de 1862, el Dr. Guillermo Rawson, ministro del entonces gobernador de Buenos Aires a cargo del Poder Ejecutivo Nacional, general Mitre, presentó un Proyecto de Ley de  Patentes de Invención.  

Las Cámaras no trataron ley alguna ese año, por lo que el presidente dictó un decreto el 1º de octubre de 1863 ordenando se actúe de acuerdo a las disposiciones del proyecto de ley que no había sido considerado. El Congreso, entonces, ejerció con el Poder Ejecutivo la facultad de otorgar patentes. Así, el 29 de agosto de 1864 le otorgó a Guillermo Perkins el privilegio para fabricar papel y pólvora con el capullo que produce el árbol denominado “palo borracho”.  En las posteriores sesiones, se discutió en las Cámaras el proyecto de ley.  En consecuencia, la comisión de legislación general, integrada por Valentín Alsina, Angel  Navarro y Pedro Uriburu, propuso algunas modificaciones que fueron debatidas y sancionadas en el Senado el 18 de agosto de aquel año.

El 21 de setiembre se debatió en Diputados y la ley nº 111 fue promulgada el 11 de octubre. El 4 de octubre de 1866 se conformó la Oficina de Patentes, nombrándose Comisario a don Daniel Maxwel y subcomisarios a los  ingenieros mecánicos Carlos Enrique Pellegrini –padre de quien añosdespués sería ministro, senador nacional, vicepresidente y presidente de la República-, y tomás Allen y a los profesores de química Miguel Puiggari y Tomás Perón –Tomas  Liberato era su nombre completo, médio prestigioso y abuelo de Juan  D. Perón, luego, tres veces presidente de la Nación-.  Durante la presidencia de Sarmiento se  incorporó la Oficina al Ministerio del Interior y volvió a tener autonomía el 30 de noviembre de 1870; tres años después, el 17 de octubre, el entonces  Comisario a cargo, ingeniero Julio Lacroze, le propuso al ministro del Interior, Uladislao Frías, un nuevo proyecto de Ley sobre Patentes de Invención y Marcas de Fábrica y de Comercio, sin lograr resultados. ACTUALIZACIONES DE LA LEY.

La  Ley de Patentes y  Modelos de Utilidad que lleva el nº 24.481 fue sancionada por el Honorable Congreso de la Nación el 23 de mayo de 1995 y publicada en el Boletín Oficial del 20 de setiembre de 1995. Entró en vigencia el 29 de setiembre.  Con posterioridad, el 28 de setiembre de 1995 fue sancionada la ley nº 24.572, promulgada el 18 de octubre del mismo año y publicada en el Boletín Oficial el 23 de octubre, en la cual se sustituye  nueve  artículos del texto de la ley nº 24.481  Asimismo en el Boletín Oficial.  Del 23 de octubre de 1995, se publica el decreto nº 590 –fechado cinco días antes- , por el cual se reglamentan las leyes nºs. 111, 24.481 y 24.572, y se aprueba el texto ordenado de la Ley de Patentes de Invención y Modelos de Utilidad,  con las modificaciones de la ley 24.572. Luego, el 7 de diciembre de  1995, se sanciona la ley nº 24.603 –publicada el 5 de enero de l996 en el Boletín Oficial- , la que específicamente determina que la ley nº 24.481, modificada por la ley nº 24.572 sustituyó y derogó a la ley nº 111. Igualmente, establece que las leyes nros.  24.481 y 24.572 fueron dictadas de conformidad y en consecuencia con la ley nº 24.425 (Aprobación del Acta Final en que se incorporan los resultados de la Ronda Uruguay del GATT y sus anexos, entre ellos el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual  relacionados con el Comercio (ADPIC), y las ley 17.011 (Ratificación del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, Acta de Estocolmo, año l967). De tal manera, ambas leyes –las nros.  24.481 y 24.572- constituyen la aplicación y reglamentación integral y única de todas y cada una de las disposiciones de los Tratados ratificados por esas leyes y de los derechos del inventor  que consagra el artículo 17 de la Constitución Nacional. Siguiendo el  orden normativo, con fecha 20 de marzo de 1996 el Poder Ejecutivo dicta el decreto nº 260, por el cual se sustituye el decreto nº 590/95; se aprueba el Texto Ordenado de la  Ley de Patentes  nº 24.481 con las correcciones de la ley nº 24.572 en su Anexo I; se aprueba la Reglamentación de las leyes citadas (Anexo II); y se ratifica el Anexo I del decreto nº 590, incorporándolo a ese cuerpo legal como Anexo III de este nuevo decreto. Finalmente, el 4 de diciembre de 2003, se sanciona la ley  nº 25.589 –promulgada el 8 de enero de 2004-  mediante la cual se sustituyen los artículos 8. 83, 87 y 88 de la ley nº 24.481 y  su modificatoria ley nº 24,572, (T.O. 1996 por el decreto nº 260).

Inscripcion de patentes de invencion en Argentina. Estudio Especializado en marcas y patentes

 

close (X)